<<< texto >>>




               abuso de poder  
     acoso moral
     a.psicológico
     a.laboral
     amilanar
     caterva
     chinchar
     chivo expiatorio
     hostigar
     intimidación
     luz de gas
     machacar
     mal de ojo
     matonismo
     ningunear
     putear
     tener manía

     abús de poder
     acaçament
     assetjament
     a.moral
     a.psicològic
     a.laboral
     catèrvola
     empaitar
     encalçament
     bescantar
     boc emissari
     fustigar

     bossing
     bullying
     mobbing
     emotional abuse
     harassment
     mistreatment
     stalking
     whistleblowing

     abus de pouvoir
     harcèlement
     h.au travail
     h. moral
     h. psychologique
     harassement
     bizutage
     tête de turc

   Pesten
    Pesterijen     
    Intimidatie
    Vijandig gedrag     Psychoterreur     
    Vernederen
    Negeren
    Isoleren
    Sociale uitsluiting

..

MOBBING.NU
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates | foros.nu
Noticias de Mobbing OPINION | archivo de noticias | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda

 

Expertos alertan sobre las secuelas sociales del acoso entre escolares.
El Norte de Castilla 05.05.2002
J. Asúa
Valladolid
Un estudio revela que el 30% de los alumnos de ESO de Valladolid ha sido víctima o actor de una intimidación La gran mayoría de los estudiantes ha sido testigo mudo alguna vez de conductas de burla, agresión física o exclusión social entre sus compañeros.



Un mote cruel que ha pesado como una losa en el historial de un compañero de clase, collejas intimidatorias, amenazas durante el recreo o la exclusión porque sí de un vecino de pupitre al que el falso líder del curso estigmatiza del grupo. No es nada nuevo.

Pedagogos y psicólogos destierran manidas frases como ‘es cosa de los chavales’ o ‘sólo se trata de bromas’ para alertar sobre la consecuencias del ‘bullying’ (del inglés bull: toro) o acoso entre iguales en el ámbito escolar, un fenómeno tan antiguo como pernicioso, que puede marcar la vida de un niño y llevarle a situaciones extremas como depresiones, inadaptación social e, incluso, al suicidio.

El profesor vallisoletano y psicólogo José María Avilés acaba de concluir su tesis doctoral sobre este tema, una de las vertientes del acoso que se refleja también en la empresa (‘mobbing‘) y en el maltrato en el ámbito familiar.

Tras realizar un cuestionario a 731 alumnos de ESO de cinco centros representativos de Valladolid, los datos cantan. El 90% de los encuestados ha sido testigo de una conducta de este tipo en su entorno, el 30% ha participado bien como víctima o como agresor en alguna ocasión y un 5,6% es actor o paciente de una intimidación sistemática.

En este terrorífico teatro hay tres perfiles bien definidos. «La víctima suele ser un menor con personalidad insegura, baja autoestima y sobreprotegido por su familia, con la que mantiene una buena relación», explica Avilés.

Soportar el asedio continuo le lleva normalmente al fracaso académico y, al contrario de lo que se pueda pensar, que lleve gafas, sea obeso o tenga las orejas de soplillo no es, en principio, el detonante de la agresión.

«El agresor elige a víctimas que no pueden responder al asedio y luego sí que explota esos factores externos», desvela el psicólogo. Una emotividad mal encauzada en la familia, la permisividad de los padres respecto al acceso del niño a la violencia y el reflejo de cómo ejercen sobre él la autoridad marcan el retrato del atacante, físicamente más potente que sus víctima, autosuficiente y con capacidad exculpatoria.


Ley del silencio


Junto a ellos, tres clases de público. Los padres, a los que «la ley del silencio» por el miedo a las represalias que tienen sus hijos, convierten en ausentes hasta que el problema estalla. Los profesores, a los que también les cuesta detectar este tipo de agresiones debido a que no se producen en el aula, sino en los cambios, de clase, en el patio durante el recreo o en las inmediaciones del centro.

Y, finalmente, los compañeros, testigos directos que contemplan sin hacer nada para no entrar a formar parte del «club de la víctima», cuya red social se debilita día a día, según apunta el docente vallisoletano.

Las secuelas del ‘bullying’, un fenómeno estudiado sobre todo en el ámbito anglosajón y del que el noruego Dan Olweus es uno de los mayores expertos, dejan huella también en los tres actores. «Las víctimas suelen tener problemas de adaptación en la vida adulta por el trauma sufrido, pueden padecer depresiones, baja autoestima...», subraya Avilés.

En el caso de los agresores sistemáticos, al menos un 25% terminan teniendo problemas con la justicia. Para el espectador, acostumbrarse al acoso y a silenciarlo ‘normaliza’ esta conducta, que atenta contra valores tan importantes como el respeto a los demás y la solidaridad.


index


Reciba el BOLETÍN de Mobbing.nu
Email:
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates
| foros.nu
últimas noticias | archivo | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda | Webmaster
disclaimer | descargo de responsabilidad | déni de responsabilité
envíe esta página | envii aquesta pàgina | envoyez cette page | tell a friend


06.03.2003

index