<<< texto >>>




               abuso de poder  
     acoso moral
     a.psicológico
     a.laboral
     amilanar
     caterva
     chinchar
     chivo expiatorio
     hostigar
     intimidación
     luz de gas
     machacar
     mal de ojo
     matonismo
     ningunear
     putear
     tener manía

     abús de poder
     acaçament
     assetjament
     a.moral
     a.psicològic
     a.laboral
     catèrvola
     empaitar
     encalçament
     bescantar
     boc emissari
     fustigar

     bossing
     bullying
     mobbing
     emotional abuse
     harassment
     mistreatment
     stalking
     whistleblowing

     abus de pouvoir
     harcèlement
     h.au travail
     h. moral
     h. psychologique
     harassement
     bizutage
     tête de turc

   Pesten
    Pesterijen     
    Intimidatie
    Vijandig gedrag     Psychoterreur     
    Vernederen
    Negeren
    Isoleren
    Sociale uitsluiting

..

MOBBING.NU
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates | foros.nu
Noticias de Mobbing OPINION | archivo de noticias | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda

 

Mujeres bajo sospecha.
Gara 06.05.2002
Josebe Egía.




En este que se dice estado democrático, las mujeres estamos bajo sospecha. El juicio contra el alcalde de Ponferrada, Ismael Alvarez, acusado de acosar sexualmente a la ex concejala Nevenka Fernández, es una buena prueba de ello.

Como en una inmensa mayoría de casos en los que se dirimen cuestiones relacionadas con el maltrato a las mujeres (violencia doméstica, acoso, violación, etc.), las víctimas son tratadas como sospechosas.

Ni más ni menos que todo un jefe del Tribunal Superior de Castilla-León considera en el transcurso del juicio algo normal (no sabemos si reprobable) que a una empleada de Hipercor le toquen el culo y se tenga que aguantar por el pan de sus hijos.

Y ese mismo fiscal trata vejatoriamente a la víctima-sospechosa ironizando sobre su memoria, su relato de los hechos y se disculpa frente al inculpado por tener que realizarle unas preguntas pertinentes al caso.

En definitiva, infantiliza a una mujer, negándole su capacidad de raciocinio, frente al padre- dios-macho racional y poderoso que representa el alcalde contrariado en sus pretensiones.

El fiscal actúa como el abogado defensor de Alvarez y de todos los hombres que, amparados por el sistema, pretenden perpetuar el poder de unos sobre la vida y los deseos de las mujeres. La Fiscalía General ha abierto diligencias en contra del fiscal, pero no basta.

En cualquier estado llamado democrático, alguien que hubiera hecho un interrogatorio semejante habría sido declarado no apto para seguir ejerciendo sus funciones en el juicio. A no ser que toda esta polémica les parezca, como al propio fiscal del caso, «una bobada».

Esta tontería de juicio tiene como acusado a un alcalde y parlamentario regional, a quien, por cierto, no se le ha ocurrido dimitir de sus cargos en el consistorio y en la cámara legislativa.

Sospechosamente equívocas eran también para la Iglesia las profesoras de Religión que decidieron casarse con divorciados. Saltándose las leyes y los derechos a la torera, reaccionaron al quite y las echaron de sus respectivos puestos de trabajo.

Sin embargo, en el caso de los curas norteamericanos acusados de pederastia, la Iglesia anda sin reflejos, obligada a actuar en contra de los acusados pero temerosa de las consecuencias que esta cloaca interna tendrá en el futuro.

En el seno de la Iglesia está al pil-pil el debate sobre el celibato y el ordenamiento femenino, aunque mucho más subversiva que la Teología de la Liberación es, si cabe, la teología de la liberación de la mujer.

Estas cuestiones se plantearán en el próximo Encuentro Internacional para la Renovación de la Iglesia Católica que se celebra el próximo mes de setiembre en Leganés. Según algunos teólogos y teólogas, el tabú del sacerdocio femenino «está produciendo en la Iglesia una fractura que puede ser tan grave o más que la de la clase trabajadora en el siglo XIX y la de las y los intelectuales y el mundo de la cultura en relación con el cristianismo en el siglo XX».

Víctimas sospechosas fueron igualmente catorce mujeres que el 30 de abril de 1977 decidieron ir a la sede de la Presidencia del Gobierno argentino para pedir explicaciones por la desaparición de sus hijas e hijos.

Explica Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo: «Mucha gente se pregunta por qué habiendo otros organismos las madres fuimos a la Plaza, y por qué nos sentimos tan bien allá.

Y esto es una cosa que la pensamos ahora, no entonces; y cuanto más hablo con gente que sabe más que nosotras, más nos damos cuenta por qué se crearon las Madres.

Y nos creamos porque en los otros organismos no nos sentíamos bien cerca; había siempre un escritorio de por medio, había siempre una cosa más burocrática. Y en la Plaza éramos todas iguales.

Ese '¿qué te pasó?', '¿cómo fue?'. Éramos una igual a la otra; a todas nos habían llevado los hijos, a todas nos pasaba lo mismo, habíamos ido a los mismos lugares.

Y era como que no había ningún tipo de diferencia ni ningún tipo de distanciamiento. Por eso es que nos sentíamos bien. Por eso es que la Plaza agrupó. Por eso es que la Plaza consolidó».

Lo que empezó hace veinticinco años como una estrategia de acción con características típicamente femeninas ­formato micro, igualitarismo, apoyo emocional, tesón­ es hoy una referencia política en todo el mundo.

En plena dictadura, nadie sospechaba entonces de lo que estas mujeres serían capaces de hacer. Porque, como ellas dicen, la única lucha que se pierde es la que se abandona.


index


Reciba el BOLETÍN de Mobbing.nu
Email:
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates
| foros.nu
últimas noticias | archivo | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda | Webmaster
disclaimer | descargo de responsabilidad | déni de responsabilité
envíe esta página | envii aquesta pàgina | envoyez cette page | tell a friend


06.03.2003

index