<<< texto >>>




               abuso de poder  
     acoso moral
     a.psicológico
     a.laboral
     amilanar
     caterva
     chinchar
     chivo expiatorio
     hostigar
     intimidación
     luz de gas
     machacar
     mal de ojo
     matonismo
     ningunear
     putear
     tener manía

     abús de poder
     acaçament
     assetjament
     a.moral
     a.psicològic
     a.laboral
     catèrvola
     empaitar
     encalçament
     bescantar
     boc emissari
     fustigar

     bossing
     bullying
     mobbing
     emotional abuse
     harassment
     mistreatment
     stalking
     whistleblowing

     abus de pouvoir
     harcèlement
     h.au travail
     h. moral
     h. psychologique
     harassement
     bizutage
     tête de turc

   Pesten
    Pesterijen     
    Intimidatie
    Vijandig gedrag     Psychoterreur     
    Vernederen
    Negeren
    Isoleren
    Sociale uitsluiting

..

MOBBING.NU
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates | foros.nu
Noticias de Mobbing OPINION | archivo de noticias | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda

 

Mobbing: el mal de la mediocridad.
La Verdad 11.05.2002
JAVIER MARÍN CEBALLOS




Cuando no está psico-pateando a alguien ¿qué es lo que hace un psicópata? ¿A qué dedica el tiempo libre entre fechoría y fechoría? ¿En qué lugar se encaprichó de ti?

Del mismo modo que no todos los futbolistas son Karenbés multimillonarios, tampoco todos los psicópatas son asesinos en serie tipo Aníbal el Caníbal Lecter.

Hay por ahí muchos lunáticos de segunda B, violadores fracasados, perturbados a tiempo parcial, hijos de puta de pacotilla, que, incapaces de disfrutar con otra cosa, joden aquí y allá lo que se va pudiendo.

Después de un terrible crimen, los periodistas siempre preguntan a los vecinos que cómo era el asesino en comunidad.

Los vecinos, también extremadamente originales, suelen responder a coro que muy normal. «Era un ciudadano simpatiquísimo, con su perenne ‘buenas tardes’ en el ascensor. No comprendo cómo fue capaz de partir en pedacitos con el cortaúñas a toda su familia y hacer con ellos carne mechada; con qué frialdad nos ofrecía la bandeja para que repitiéramos».

Muchos de esos campechanos psicópatas de baja estofa se refugian en los despachos y se dedican a acosar a sus subordinados. Para los de arriba y los de fuera son amabilísimos (aunque si se fijaran un poco se notaría a la legua el tufo oportunista y la falsa sonrisa), pero para los de abajo son un infierno.

Tengo un amigo que tiene un primo que dice que es víctima de acoso moral en su trabajo. Ninguno nos lo creíamos del todo. Eso sólo pasa en los periódicos. Es como cuando uno ve por la tele un asalto a un banco con rehenes y todo y el comisario diciendo por el megáfono ríndanse, están rodeados, y los ladrones piden un helicóptero y..., en fin, eso sólo les pasa a los otros, nunca a nosotros.

Por mucho que digan en las noticias que nosecuantos miles de españoles (una vez descartados los problemas laborales corrientes o el victimismo) sufren el acoso de sus sádicos jefes, no nos damos por aludidos.

Nos suena como un tornado en Kansas City: lejano y poco preocupante. Hasta que un mal día te pilla el toro (a ti o a alguien cercano a ti), te asalta un yonki con una jeringuilla, te pescas una legionella en el supermercado o te das cuenta de que tu jefe se dedica de modo sistemático a hacerte la vida imposible.

El mundo cambia, y se pasa al otro lado, al lado oscuro de la estadística, al lado de las víctimas ignoradas y abandonadas a su mala suerte. Porque esta en una de las primeras cosas que dicen que ocurre: la falta de apoyos e incluso la permisividad de los compañeros.

El silencio de los corderos. El acoso no es una broma, es un proceso meticuloso de destrucción con pequeñas actuaciones que, aisladas, podrían parecer anodinas, pero, repetidas constantemente, tienen efectos devastadores.

El caldo de cultivo para que estas mierdecillas de psicópatas prosperen es un sistema cultural que funciona según la ley del más fuerte (o del más indecente), en el que el éxito es el valor principal, mientras que la honradez se presenta como una debilidad.

Dicen los psiquiatras que se trata de una «forma asexual de perversión» (el acoso sexual es otra auténtica lacra cometida por los mismos perros aunque con distintos collares, de la que hablaremos próximamente), y hay quienes describen el acoso como resultado de la «mediocridad inoperante activa», un trastorno de la personalidad caracterizado por el ansia patológica de notoriedad, que llega hasta la impostura (apropiación del mérito de las víctimas), y, sobre todo, por una intensa envidia hacia la excelencia ajena, que procura destruir por todos los medios.

Las víctimas suelen ser trabajadores brillantes, con algún talento especial y alto grado de honradez: mezcla explosiva que despierta los celos profesionales de este tipo de enfermos, pues el acoso moral es la enfermedad de la mediocridad.

Los departamentos de personal deben estar para algo más que tramitar las nóminas: deben abrir sus puertas para escuchar a las víctimas y detectar a los culpables.

Hoy puede ser un gran día para desenmascarar a estos psicópatas de oficina y empezar a apoyar a los acosados.


index


Reciba el BOLETÍN de Mobbing.nu
Email:
inicio | general | organizaciones | bibliografía | legislación | debates
| foros.nu
últimas noticias | archivo | campañas | libro de visitas | escríbanos | ayuda | Webmaster
disclaimer | descargo de responsabilidad | déni de responsabilité
envíe esta página | envii aquesta pàgina | envoyez cette page | tell a friend


06.03.2003

index